Terapia de aceptación y compromiso

A lo largo de la historia, el sufrimiento humano ha sido aceptado como parte natural de la vida en las distintas religiones, filosofías y movimientos culturales y científicos. Sin embargo, en nuestra sociedad actual, se nos empuja a procurar a toda costa sentirnos bien y evitar el malestar, contraponiendo el concepto de salud mental al de sufrimiento.

No parece casual que, donde más trastornos psicológicos  aparezcan, sea precisamente en el mundo desarrollado, en el que las necesidades más perentorias están resueltas y prevalece un estilo de funcionamiento hedonista, que trata de buscar la felicidad a toda costa, entendida ésta como la búsqueda de gratificaciones positivas y la evitación de las negativas, valorando especialmente las consecuencias a corto plazo.

La extensa oferta de “soluciones” al sufrimiento hace que acabemos estando prisioneros de nuestras experiencias privadas (pensamientos, sensaciones, emociones…) e incapacitándonos para “sentir” las experiencias naturales.

Exigir no sufrir o tener que sentirse bien para poder vivir no se ajusta a lo que la vida realmente ofrece, en tanto que el malestar psicológico es parte sustancial de la vida y tratar de evitar el sufrimiento como único objetivo es una elección que acaba limitando y resulta destructiva.

Este patrón recurrente de evitación ante la presencia de malestar, que trata de aplacarlo o controlarlo, acaba generando el efecto contrario: extender el problema, convirtiendo así “la solución” en “el problema”

Cabe preguntarse si tal lógica de funcionamiento es útil para la persona o si se produce o no un desajuste entre lo que uno hace y lo que aspira a lograr de acuerdo con sus valores.

 La Terapia de Aceptación y Compromiso, que inspira en gran medida las intervenciones psicoterapéuticas que llevamos a cabo en el Centro de Tratamiento de Adicciones El Valle, están enfocadas a ayudar a los pacientes a comprometerse con acciones orientadas en aqellas direcciones que sean personalmente valiosas para ellos, en lugar de perseguir como objetivo la “lucha” contra los síntomas negativos (ansiedad, miedo, tristeza, etc.)

Mercedes Torres Lobo. Directora de El Centro de Tratamiento de Adicciones El Valle. Psicóloga Especialista en Psicología Clínica.

Share This